lunes, 19 de septiembre de 2011

the first time



Estábamos en una casa color gris como la cal, aunque una de sus paredes estaba a medias pintada de rosa. Sobre una mesa de plástico alguien había puesto galletitas dulces, papafritas y gaseosa.  Cuatro lámparas,  una en funcionamiento. Afuera había sólo barro y  árboles. Las personas estaban paradas y escuchaban con atención. Un hombre acariciaba el pecho de su hijo.  Hacía frio, pero no el frio que no te deja respirar, sino ese frio que  recuerda la tensión.  Ojala esta vez sí tenga el coraje, ojala esta vez si.



ph: ana clara bórmida


No hay comentarios: