lunes, 8 de septiembre de 2008

Paranoica estupidez macabra*

La llaman Mía, pero su verdadero nombre es Bulimia Nerviosa. Es una enfermedad mortal que supone alimentaciones violentas y torturas psicológicas graves. Este es el caso de una joven Pro Mía que tras una pantalla y Chat mediante cuenta sus vivencias. Se las presento, dice que se llama Paloma. Pero también dice que es mentira.

Por Ana Clara Bórmida

El diccionario de la Real Academia Española la define de la siguiente manera: Gana desmesurada de comer, que difícilmente se satisface. Sin embargo el problema real, la cosa en si, va un poco mas lejos. La bulimia se trata de un deseo incontrolable de comer, tal la definición. Pero después de ese deseo, casi siempre satisfecho, viene la invitación al vómito. Autoinvitación que casi nunca se desprecia. Y ahí está el problema.

Cúbrete el rostro / y llora. / Vomita. / ¡Sí! / Vomita, / largos trozos de vidrio, / amargos alfileres, / turbios gritos de espanto, / vocablos carcomidos; / sobre este purulento desborde de inocencia, / ante esta nauseabunda iniquidad sin cauce, / y esta castrada y fétida sumisión cultivada / en flatulentos caldos de terror y de ayuno. / Cúbrete el rostro / y llora.../ pero no te contengas. / Vomita. / ¡Si! /Vomita, / ante esta paranoica estupidez macabra, / sobre este delirante cretinismo estentóreo / y esta senil orgía de egoísmo prostático: / lacios coágulos de asco, macerada impotencia, / rancios jugos de hastío, / trozos de amarga espera... / horas entrecortadas por relinchos de angustia. OLIVERIO GIRONDO – Invitación al vómito.

Paloma piensa que es gorda. Paloma sabe que algo esta mal con su conducta y con su salud. Pero no puede soslayar la necesidad de ayunar, comer, vomitar. Ayunar durante días, comer durante horas y vomitar. Dice que la primera vez que expulsó la comida de su organismo se sintió poderosa. Sintió que por primera vez tomaba control sobre su propio cuerpo y reinaba sobre él. Tuvo la convicción de que esta sociedad no le iba a ganar, dice. Que ella triunfaría e iba a salir a caminar por la calle espléndida, radiante. Paloma no la llama Bulimia. Paloma la llama Mía, nombre que muchas jóvenes le dan a esta enfermedad.

¿Cuánto hace que lo hacés?
Cuatro años.

¿Ves cambios en tu cuerpo?
Si, muchos. Pero todavía falta.

¿Qué falta?
Siempre algo falta.

¿Sos una joven Pro Mía?
Si, soy una joven pro Mía.

Pero sabés que Mía no te hace bien…
Yo no se hasta que punto Mía hace mal o bien. Yo no soy pro Mía porque Mía me haga mal o bien. Yo soy Pro Mía porque Mía me hace sentir poderosa. Me hace sentir que puedo alcanzar un objetivo que de otra manera no podría. También esta la posibilidad de elegir a Ana, pero tampoco sé si se trata de elegir. Me tocó elegir a Mía. Es como una hermana, vos no la elegís y la llevás siempre. Si te gusta bien, y si no también. Es el destino. Y Mía es mi destino.

“La Bulimia Nerviosa (BN) es una enfermedad psiquiátrica englobada dentro de los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA), que ocasiona múltiples manifestaciones médicas. Se trata de una enfermedad grave y potencialmente mortal”. Definición aportada por el sitio web www.anaymia.com.

Internet es un mundo virtual amplio en el que hay lugar para todo. Páginas pro Ana (nombre que se le da a la Anorexia Nerviosa) y Pro Mía también tienen espacio en esta dimensión cibernética.

“ANA Y MIA NOS AYUDAN A SER PERFECTAS.• Ayer soñé, con yo ser la Princesa, una Princesa de cuentos de hadas, una Princesa por siempre soñada. Tal vez ese sueño no se haga realidad, pero el corazón se me puede alegrar, cuando de tu boca pueda escuchar, mi Princesa por siempre serás” dice la presentación de un blog pro Ana y Mía. Y continúa:

“Tenemos sueños, y no es fácil cumplirlos cuando la sociedad cree en estereotipos que nos orillan a tomar éste camino, para ser aceptadas por la sociedad y por nosotras mismas.- No es nuestra culpa, es de la sociedad.- La gente dice que ni el peso ni la complexión importan, pero jamás lo pone en práctica. Nosotras somos personas de voluntad, que van a donde sea necesario por su felicidad.- Las páginas pro-ana y pro-mía, así como los grupos, no son pro-enfermedad, ni pro-muerte. Simplemente son pro-perfección”

Cuando empezaste, ¿por qué empezaste?
Porque me sentía gorda. Me sentía fea. Sentía que por eso no era aceptada. El primer día que vomité, que me decidí porque ya lo venía pensando, era sábado y yo tenía una fiesta. Antes de cambiarme fui al baño, me incliné y vomité todo. Todo. En pocos minutos mi estómago pasó a estar completamente vacío. Sentí tanta euforia, tanto poder, tanta emoción. Me cambié y salí. No me olvido más: en el camino, un pibe me gritó desde un auto “Gorda”. Sentí ganas de morirme. Ahí supe que Mía y yo teníamos un largo camino juntas.

¿Tenés deseos de que comiencen caminos separados?
A veces si. A veces tomo conciencia de que le estoy haciendo un daño irreversible a mi cuerpo. Pero ya te dije, Mía es como un destino. Creo que va a llegar el momento de dejarla y sola se va a desprender. Todavía vamos a seguir juntas.



*Nota próxima a publicar en la Revista Cronopio

3 comentarios:

JP dijo...

Hola :
Vengo del Blog de Héctor Toscano.
Ya me pondré a leer que veo que tienens unos post interesantes.
Saludos desde España

Lucho27 dijo...

Interesante anita, sobre todo como para tratar de entender algunas cosas... Justamente hoy veía en Rolling Stone una chica "que marca tendencia" que se llama Mía ¿casualidades?
Espero ansioso el resto de la nota.
Saludos.

hectortoscano dijo...

que buena nota!!!

besosss