martes, 5 de agosto de 2008

Un día quise ser Edward Weston. Pero solo un día.







No hay comentarios: