martes, 5 de agosto de 2008

Realidad

Volar volar volar. Linda cosa. Nadie dice lo contrario. ¿La caída? Si, la caída. Esa es la cagada. Y todo el tiempo querer otras cosas. Que mierda. Otra casa, otro cuerpo, otro destino. El destino, ese puto. Como si supiera. Otro pasado, si a veces, puede ser, depende. Otra gente. Otras palabras. Otras mierdas. Las de acá ya no me gustan. Por la caída, si la caída. Ya no puedo ignorarlas. Lo que me enseñaron en la escuela ya no me sirve. Soy otra. Insistir tampoco sirve. Que se vaya a la puta madre que lo parió. Y bueno, esperar. No quiero esperar. Pero esta vez es necesario. Pierdo el control de mi propio cuerpo. Despacio. Lento. Paulatino. Vuelo. Vuelvo a volar. El viento me pega en la cara. Giro porque abajo hay cipreses. A veces me da vértigo. Pero no puede pasar nada. La realidad es un invento.

1 comentario:

fdr dijo...

Invéntela como quiera y pueda entonces,

de eso se trata supongo.

Besote,

fed.